Así fue el desarrollo de la Copa de España femenina (Con Video)

La élite Anna Kiesenhofer (Frigoríficos Costa Brava-Naturalia), la sub23 Eider Merino (Lointek), la junior Sandra Alonso (BioRacer-EK) y la cadete Melisa Gómiz (Almoradí) han sido las vencedoras finales de la Copa de España femenina 2016, que ha constado de nueve pruebas puntuables. Con la única excepción de Merino, que ya se había impuesto en 2014 en esta categoría, todas ellas se estrenan como vencedoras de la Copa.

Sin embargo, el mayor protagonismo de la presente edición lo tuvo la balear Mavi García (Bizkaia-Durango), que se adjudicaba cinco de las nueve puntuables –tres en solitario-, así como la clasificación de la montaña. Sin embargo, el percance sufrido en la segunda prueba y la ausencia en dos carreras privaron a la campeona de España de poder luchar por la general absoluta.

La austriaca afincada en Cataluña Kiesenhofer aprovechó bien la situación y sin ganar ninguna prueba –García le batía al sprint en las otras dos victorias de la balear- se hizo merecidamente con el amarillo, que también luciría la campeona de España tras la primera prueba y Ana Usabiaga (Eustrak-Euskadi), de forma puntual, en la segunda. Igualmente Roos Hoogeboom (Bizkaia-Durango) se vistió con dicha prenda en el podio de Roldán, aunque por un error en el cómputo de las clasificaciones.

Entre las élites, destacar a la veterana Anna Ramírez (Lointek) que obtenía también dos victorias, así como a Belén López (Lointek), ganadora de las metas volantes, tras haberse llevado la general absoluta en las tres últimas ediciones.

Sandra Alonso, intocable

Más absoluto aún fue el dominio de Alonso en la categoría junior, donde se impuso en seis pruebas, dejando las restantes para Isabel Ferreres (Koryo Car-Hyundai), Maialen Aramendia (CAF Transport) y Sara Martín (Sopela Ugeraga). La valenciana cogió el liderato en la primera y se permitió el lujo de ganar matemáticamente la Copa a falta de dos pruebas.

También estuvo toda la competición vestida de amarillo la cadete Melisa Gómiz (Almoradí), que también ejerció un dominio incontestable aunque se anotase ‘sólo’ dos victorias parciales, una menos que la también valenciana Alba Gómez (Koryo Car-Hyundai), y las mismas que Saioa Gil (CAF Transport), a la que una lesión le privó de tener la continuidad necesaria para luchar por la general.

Por lo demás, la Copa de España tuvo el máximo de pruebas permitidas por la Normativa Técnica, con la inclusión de nuevas pruebas como Noja y Elda –en sustitución de la inicialmente programada en Sevilla, que volvió a ser un fiasco- y la recuperación de la Zizurkil-Villabona Saria.

Nueve pruebas, lo más positivo

Para Cristina San Emeterio, responsable de la Comisión, “llegar a ese máximo de pruebas puntuables es lo más positivo, y más sabiendo que hay organizadores que no han podido entrar, porque sobrepasábamos el número reglamentado. Cada vez ha más organizadores que apuestan por el ciclismo femenino”, quien añade que “la retransmisión en Teledeporte y una buena cobertura en las redes sociales, ha creado un mayor interés por esta competición”.

Sin embargo, precisa que “igual de importante es tener las nueve pruebas como que éstas sean de calidad, y creo que este año hemos podido verlo en cada prueba. Desde el comienzo hubo una buena coordinación e implicación por parte de los organizadores. Han cumplido plazos, programas de prueba, comunicación y difusión de sus pruebas, circuitos con sus peculiaridades orográficas dando pie al espectáculo, especial atención a los equipos e interés en cada detalle organizativo. Creo que los organizadores han hecho un gran trabajo y las ciclistas han estado a un nivel altísimo en esta Copa España 2016, incrementado la expectación para la temporada 2017. En resumen, una organización digna de una Copa España”.

San Emeterio destaca igualmente que “este año hemos visto en aklgunas pruebas carreras independientes para cada categoría, donde las junior tenían su propia carrera, hecho que no habíamos tenido hasta esta edición y que espero acabe siendo algo habitual en futuras ediciones, porque será señal de que la participación sigue aumentando. Se ha llegado a duplicar la participación en la Copa de España 2016 respecto la edición 2015, eso es un claro reflejo de que esta competición está yendo por el buen camino”.

Pese a todos estos aspectos positivos, la responsable de la Comisión de Féminas pide “a todos los que han formado parte de esta competición, valoren de una forma crítica y constructiva la Copa de España 2016, con el fin pulir los defectos que hayan podido surgir y mantener aquellos aspectos positivos”.

Comentarios

Comentarios