José María Padrón hace historia dirigiendo la final femenina de Voley Playa en los Juegos Olímpicos

El árbitro tinerfeño José María Padrón ha finalizado su presencia en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro con una destacadísima actuación, siendo el encargado de dirigir desde la silla la gran final del torneo olímpico, donde las alemanas Laura Ludwig y Kira Walkenhorst obtuvieron el oro en el espectacular recinto de Copacabana, al superar por 2-0 a las brasileñas Agatha Bednarczuk y Barbara Seixas De Freitas. 
El colegiado canario certificó su condición como uno de los mejores árbitros de voley playa del mundo protagonizando una histórica actuación en los Juegos Olímpicos. José María Padrón ha demostrado a lo largo del torneo su calidad en el mayor acontecimiento deportivo. El tinerfeño inmerso en su segunda cita olímpica alcanzó el mayor reconocimiento posible, siendo designado para dirigir desde la silla arbitral la gran final del torneo femenino. El mejor colofón para una actuación que supera la veintena de encuentros, participando en cada día del torneo.
La intensa década de trayectoria internacional de José María Padrón desde su nominación como árbitro FIVB le ha llevado a situarse en el top de los mejores árbitros de voley playa del mundo. El colegiado tinerfeño ha vivido un ciclo olímpico plagado de éxitos, culminado por la presencia en la silla arbitral en la gran final femenina entre las alemanas Ludwig-Walkenhorst  y las brasileñas Agatha-Barbara. José María Padrón ha dirigido en los últimos cuatro años muchos encuentros de gran importancia como la gran final del Mundial que se celebró en Holanda, además de choques de Grand Slam, World Tour y Juegos Europeos…
José María Padrón ya fue una de las grandes referencias arbitrales en el torneo olímpico disputado en 2012 en la capital londinense, con más de veinte actuaciones, destacando la semifinal masculina entre los brasileños Emanuel-Alison y los letones Plavins-Smedins, además de estar designado como reserva en la gran final del torneo masculino. Su presencia en la gran final de los Juegos Olímpicos de Río este miércoles  supone un nuevo hito para el arbitraje nacional, el mayor reconocimiento posible en un estamento tan exigente como el arbitral en un excepcional marco como es el estadio construido en la playa de Copacabana.
La final de los Juegos Olímpicos enfrentó a las alemanas Laura Ludwig y Kira Walkenhorst con las brasileñas Agatha Bednarczuk y Barbara Seixas De Freitas, en un choque donde las germanas superaron en todo momento a las anfitrionas, con una destacadísima actuación del árbitro tinerfeño en un momento histórico para el arbitraje español.

Comentarios

Comentarios