Mireia Belmonte, un baño de oro

¡ORO! ¡ORO! ¡CAMPEONA! MIREIA BELMONTE GARCIA, ¡CAMPEONA OLIMPICA!… Se puede decir más alto, pero no más claro. Llegó el gran día, la oportunidad de su vida y la ha aprovechado en la final olímpica de los 200 mariposa. En este jueves ya en España 11 de agosto de 2016, Mireia se convierte en la primera nadadora española de la historia —como Martín López—Zubero en 1992—, en ganar un oro olímpico. Esto es emocionante, brutal, tremendo. Dos medallas España, dos medallas RFEN ¡Viva Río!

Minutos antes, Mireia Belmonte marchaba de la cámara de salidas concentrada dirección a su calle 5 toalla al cuello como si de un desfile de Armani se tratara (un gesto que le da suerte). Tras ella, la australiana Madeline Groves. No hay miradas, ni gestos, solo la tensión entre dos mujeres que se dan la espalda en busca de un mismo sueño.

Salida tremenda de la australiana, que impone su ritmo en el primer 50. Mireia no se descompone, al contrario, está agazapada. Mantiene distancias en el primer hectómetro porque no quiere sorpresas. Groves no las tiene todas consigo. Y Mireia lanza su ataque antes de lo previsto, en el 130. Cuatro décimas les separan en el último viraje y afronta el subacuático final a la desesperada, con el oro en juego.

A falta de 25 metros, aparece en escena la japonesa y campeona del Mundo Hoshi, pero Mireia y Madeline no aflojan. La española se bate en duelo final en un sprint interminable con ligera ventaja óptica. Toca la pared, 2.04.85, Groves tres centésimas más tarde y la japonesa casi cuatro décimas detrás. Mira el marcador, se llleva la mano a la boca en un gesto característico. Es oro, es campeona olímpica. Mira a su gente en la grada, sale de la piscina, saluda. En “estado de shock” atiende un momento a Lourdes Gª Campos (TVE).

Minutos después, en la ceremonia de medallas -con presencia del español Fernando Carpena como miembro del FINA Bureau-, suena el himno español, llora, cierra los ojos, se contiene para no explotar. Por fin ha conseguido su sueño de tantos años, ser la mejor y ser la que más se ha esforzado para ello. Mireia ya lleva cuatro medallas olímpicas, igualando a Arantxa Sánchez Vicario y Andrea Fuentes. ¿Las superará con el 800 libre? ¿Reto a la vista? Conociendo a Fred sí, hay nuevo objetivo en menos de 24 horas. Es la vida de Mireia, la que ha elegido pero, fuera de esa medalla de oro de hoy y de todos esos flashes, les aseguro que un dia de entrenamiento en la vida de Mireia es realmente exigente.

Comentarios

Comentarios